15 ago. 2012

El humo y la luz...


Se le olvidó nacer.

Apareció en la vida sin más. Frente a una ventana enana que apenas permitía ver, en la que sólo se podía notar el sol en la cara.

Sin zapatos, fumándose despacio el humo, la luz y el pasado.




1 comentario:

BOGUEDOO dijo...

Los zapatos condicionan, mejor al aire y la tierra.
Te pinchas si, pero se aprende a llegar veloz.
Hubo quien soño mil veces con disponer del Sol por una ventana, y una ventana rendija,...una Luz,..y tener algo que fumarse siquiera.
Pero, que mas da,
el humo sigue su curso, y no quiere apenas despegarse de la piel.
Saludos!